El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha asegurado  que la economía española a nivel laboral tiene cuatro problemas principales ligados, entre otros, a una excesiva segmentación del mercado. Apuesta, además, por el incremento de la flexibilidad interna para reducir el recurso del despido como fórmula de sanear los balances. La construcción es responsable del '75% de los nuevos desempleados' sólo de forma directa.


Durante la semana de conferencias 'El nuevo sistema financiero, las nuevas infraestructuras y el nuevo mercado laboral' organizadas por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha defendido las instituciones laborales asegurando que 'es un error pensar que se encuentran detrás de la situación actual' del mercado laboral en España.

'¿Qué tiene que ver nuestro modelo en el ámbito laboral con que el sector de la construcción haya duplicado el número de empleos en 10 años y el desplome posterior? El sector de la construcción volverá a tener un tamaño no demasiado lejano al que tenía hace 10 años', afirma Gómez.

No obstante, el titular de Trabajo reconoce que España 'no tiene las mejores instituciones laborales del mundo desarrollado' e identifica cuatro problemas básicos a los que se deben hacer frente. 'Tenemos un problema de segmentación laboral, de rotación excesiva y la apelación al despido como principal forma de ajuste de nuestras empresas. Y tenemos también un problema de insuficiente capacidad de las empresas en su flexibilidad interna cuando se produce una crisis. Estos son los cuatro principales problemas que caracterizan al mercado español.'

Con un mercado laboral en el que titulan actualmente casi cinco millones de parados, Valeriano Gómez ha instado a preguntarse 'qué es lo que ha pasado' para pasar de tener justo al comienzo de la crisis la menor tasa de paro de  la historia a la situación actual. 'Cuando uno mira a los datos ve que prácticamente un 75% de los empleos perdidos son construcción y la industria auxiliar de la construcción, el resto es sector servicios -algunos de ellos también vinculados a la industria inmobiliaria-.'