Goldman Sachs ya sabía que poco podía para que el primer trimestre del año superase los resultados de 2010, aunque lo cierto es que en medio de la tempestad ha conseguido sorprender con sus cuentas.

Goldman Sachs ha publicado un beneficio por acción de 1,56 dólares en el primer trimestre frente a los 5,59 dólares del mismo periodo de 2010, aunque por encima de las previsiones de los analistas que lo cifraban en los 86 centavos.

Mientras, la compañía registró un beneficio neto de 2.740 millones de dólares y los ingresos alcanzaron 11.890 millones frente a los 10.220 millones de dólares esperados.

En la preapertura del mercado estadounidense, Goldman Sachs se anota un rebote cercano al 2% en Wall Street.