El banco estadounidense considera que no hay que preocuparse por el sistema financiero mientras las dos grandes entidades, Santander y BBVA, sigan estando sanos y mantengan su fortaleza, porque así podrán contribuir incluso a rescatar a las cajas que presenten problemas.