El grupo financiero estadounidense CIT Group, que en los últimos días se ha convertido en el foco de atención de Wall Street por sus problemas financieros, anunció hoy que está en negociaciones con los reguladores estadounidenses con el fin de alcanzar una serie de medidas "para mejorar la posición de liquidez a largo plazo de la compañía".
La financiera, que concede créditos a millones de pymes estadounidenses, explicó que entre los asuntos que se están negociando se incluye su participación en el programa temporal de garantia de liquidez (FDIC).

Según informa hoy el diario 'Wall Street Journal', el Gobierno estadounidense se encuentra en negociaciones avanzadas para proporcionar algún tipo de ayuda al grupo, a pesar de que en su momento ya recibió dinero público como parte de su participación en el programa de rescate de activos tóxicos TARP y a la reticencia del Ejecutivo de Obama a incrementar la cuantía de estos fondos.

Las cuentas de CIT han registrado abultadas pérdidas en los últimos meses, pero hasta ahora, los reguladores estadounidenses no temían que sus problemas financieros se convirtieran en una amenaza para el sistema en su conjunto. No obstante, el Gobierno de Obama no ha ocultado su preocupación sobre las consecuencias que podría tener una quiebra de CIT y valora ahora varias alternativas para ayudar a la financiera.