Goldman Sachs pone en revisión el precio objetivo y las estimaciones de ingresos de Grifols tras la caída de la acción el jueves, del 12%. Mantiene la recomendación de comprar. La correduría indica que los fundamentales siguen siendo fuertes, aunque considera que las previsiones conservadoras y la ausencia de catalizadores a corto plazo sugieren un limitado potencial de crecimiento.