El consejero delegado de BBVA, José Ignacio Goirigolzarri, indicó hoy que el proceso de internacionalización de la banca no ha acabado, aunque sus posibilidades están "mucho más acotadas" que en épocas anteriores. Goirigolzarri, que participó en una jornada sobre La internacionalización de la empresa vasca organizada por la Fundación Vizcaína Aguirre junto a la Universidad de Deusto, señaló que en los movimientos de internacionalización se debe "buscar valor y no dimensión". "La mera dimensión no puede ser una razón. La justificación de este tipo de movimientos tiene que ser la creación de valor", añadió el consejero delegado, quien subrayó que estos movimientos suponen un ahorro de costos si las franquicias tienen uno o varios mercados comunes en su perímetro y es, entre otros motivos, la vía más rápida de alcanzar nuevos mercados. Asimismo, señaló que el sector bancario se encuentra en un ciclo mucho más "complejo de gestionar" y resaltó que cualquier análisis de internacionalización debe tener como referencia clara la capacidad de crear valor para los accionistas.