General Motors y Ford han puesto en marcha un plan de incentivo de la demanda de vehículos en Estados Unidos por el que se ofrecen a cubrir cuotas de pago de sus clientes en el caso de que pierdan su empleo. Los fabricantes estadounidenses se suman así a la tendencia al lanzamiento de promociones y descuentos que se registra en el mercado automovilístico del país con el fin de animar las ventas de coches. En el caso de GM, que ha recibido préstamos del la Administración por 13.400 millones de dólares (unos 10.075 millones de euros), anunció que su propuesta pasa por cubrir nueve cuotas de hasta 500 dólares (unos 374 euros) mensuales en caso de desempleo de sus clientes. La oferta arrancará mañana y se extenderá hasta el 30 de abril. En el caso de Ford, que no ha recibido ayudas del Gobierno, implementará un sistema de coberturas de cuotas de hasta un año a partir del próximo 1 de junio en caso de que sus clientes pierdan su empleo.