El Gobierno estadounidense apoyará sólo temporalmente a General Motors y Chrysler para que efectúen una reestructuración más radical que la anunciada inicialmente, según el plan que el presidente Barack Obama anunciará hoy en Washington. La Administración del presidente estadounidense, Barack Obama, justificó la decisión porque "el plan remitido por General Motors (GM) y Chrysler el 17 de febrero no estableció un camino creíble hacia la viabilidad", lo que no justifica "una nueva inversión sustancial" de dinero público.
Sin embargo, el gobierno estadounidense dijo que está convencido que GM "con una reestructuración más fundamental, emergerá de este proceso como una empresa más fuerte y competitiva". Washington proporcionará a GM dinero durante 60 días "para desarrollar un plan de reestructuración más agresivo y una estrategia creíble para implementar ese plan".

En este contexto, Rick Wagoner, hasta hoy presidente de General Motors, fue obligado a presentar su dimisión por la Casa Blanca, que amenazó con no conceder más dinero a la empresa si el ejecutivo seguía al frente, dijo hoy el periódico "The Wall Street Journal". Con respecto a Chrysler, "la Administración ha concluido a regañadientes que Chrysler no es viable como una compañía independiente".

Pero Washington entiende que el acuerdo provisional entre Chrysler y Fiat, aunque tiene que superar "obstáculos sustanciales", "podría ser la base de un camino hacia la viabilidad". El Gobierno proporcionará a Chrysler capital para que funcione durante 30 días "para finalizar el acuerdo con Fiat y asegurar el apoyo de las partes interesadas". Sólo si se produce esto, Washington proporcionará otros 6.000 millones de dólares a Chrysler.

La Casa Blanca dijo que respaldará las ventas de vehículos de los dos fabricantes durante este periodo con "un innovador programa de garantía". Finalmente, la Casa Blanca ha nombrado a Edward Montgomery, ex vicesecretario de Trabajo, como director de Recuperación para Trabajadores del Automóvil y sus Comunidades para ayudar con la reconversión de aquellas regiones que dependen del sector del automóvil.