General Motors dijo el jueves que los tenedores de bonos de la firma aceptaron una oferta revisada de canje de títulos por acciones, que les dejaría un 10 por ciento del capital de la automotriz. El capital de la nueva firma, que emergería tras la reestructuración en marcha, quedaría dividido en un 72,5 por ciento para el Gobierno de Estados Unidos, un 10 por ciento para los acreedores y 17,5 por ciento para el fideicomiso que administra los beneficios de retiro y salud de los empleados.