El presidente de EEUU, George W. Busch ha anunciado medidas para ayudar a los propietarios de casas a soportar los fuertes incrementos en sus pagos de hipotecas. El anuncio es un esfuerzo para evitar que la crisis provoque que la economía caiga en recesión. El plan podría potencialmente ayudar a 1,2 millones de propietarios. Además Bush ha anunciado la buena marcha de la economía y destaca que podría soportar la tormenta del sector de viviendas.
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha anunciado nuevas medidas para ayudar a los propietarios de casas a soportar los fuertes incrementos en sus pagos de hipotecas. El anuncio es un esfuerzo para evitar que la crisis de viviendas estadounidense provoque que la economía caiga en una recesión. El plan elaborado con prestamistas privados permitiría a algunos prestatarios con tasas de interés que subirán notablemente en los próximos meses refinanciar el préstamo o que su actual tasa sea congelada durante cinco años. La Casa Blanca dijo que el nuevo plan podría potencialmente ayudar a aproximadamente 1,2 millones de dueños de casa. "Las festividades se están aproximando rápido y desafortunadamente este será un tiempo de ansiedad para los estadounidenses preocupados acerca de sus hipotecas y sus casas", dijo Bush tras una reunión en la Casa Blanca con miembros del grupo que elaboró el plan. "No hay una solución perfecta y los propietarios de casa merecen nuestra ayuda", expresó Bush. Asimismo, instó al Congreso a aprobar una ley que reforme el código de impuestos para ayudar a los dueños de casa a refinanciar sus hipotecas. El colapso del mercado de viviendas ha desatado un racionamiento de crédito financiero mundial y agudizó los temores entre los inversionistas de que la economía estadounidense pudiera caer en una recesión. Alrededor de 1,8 millones de propietarios de casa adquirieron préstamos con atractivas tasas bajas, pero ahora se enfrentan a reajustes de intereses más altos el año próximo, según la Reserva Federal. Algunos prestatarios que adquirieron préstamos con tasas de interés de alto riesgo entre el 1 de enero del 2005 y julio del 2007 serían elegibles para una congelación de cinco años, si afrontan un reajuste de tasas durante los próximos dos años y medio. Los prestatarios serían elegibles si pueden mostrar que están en un riesgo de crédito razonable, no pudieran pagar sus viviendas a tasas más altas y viven en la casa hipotecada. La economía funciona bien Bush dijo que el resto de la economía está funcionando bien y que podría soportar la tormenta del sector de viviendas. "Una razón para la confianza es que el desplome en las viviendas ocurre con el contexto de fundamentos sólido en otras áreas, incluida la baja inflación, un mercado laboral saludable y exportaciones a niveles máximos", dijo Bush.*.