General Motors pierde en torno al 20% hasta mínimos de 76 años, depsués de que un grupo de ejecutivos diera a conocer que vendieron sus títulos de la compañía automovilística que está al borde de la bancarrota.  Seis ejecutivos de General Motors  encabezados por el ex vicepresidente del directorio y jefe de producto Bob Lutz, se desprendieron de casi 315.000 dólares en acciones y liquidaron sus participaciones directas remanentes en la compañía. GM camina hacia un pedido de protección por quiebra o a una reestructuración fuera de las cortes que borrará el valor de los actuales accionistas, ya que podría inundar el mercado con títulos nuevos para pagar a los acreedores.