La automovilística estadounidense General Motors se vería en serios problemas si sus proveedores europeos le pidieran que pagara por adelantado, aunque de momento no lo han hecho, dijo el gerente mundial de compras de la compañía, Bo Andersson. "Si (los proveedores europeos) nos pidieran dinero por adelantado, sería un desastre", dijo Andersson el martes en una conferencia. "Hasta ahora tenemos un buen apoyo de nuestra base de proveedores", agregó.