El grupo General Motors ha procedido a una reorganización de sus activos de las marcas Opel y Vauxhall Europa, que quedan bajo la gestión de la filial alemana Adam Opel, informaron hoy a Europa Press en fuentes oficiales de la compañía. Las mismas fuentes indicaron que entre los activos incluidos en esta reestructuración figuran tanto las fábricas como las redes comerciales y los acuerdos de propiedad intelectual pertenecientes a las marcas Opel y Vauxhall. El objetivo de esta cesión de activos es "facilitar la posible formación de un acuerdo fiduciario que permita lograr financiación puente por parte del Gobierno alemán".