El conglomerado industrial y financiero General Electric (GE) obtuvo un beneficio neto de 4.312 millones de dólares (3.182 millones de euros) en el tercer trimestre del año, lo que supone un 22% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, debido al retroceso experimentado por su unidad financiera, GE Capital, que contrarrestó el crecimiento de sus otras divisiones. Por otro lado, la cifra de negocio de la compañía estadounidense alcanzó los 47.234 millones de dólares (34.852 millones de euros), un 11% más.
Entre las principales divisiones de GE, la unidad de tecnología aumentó su beneficio un 2%, mientras que la división de energía ganó un 31% más y NBC Universal un 10% más. Sin embargo, GE Capital Finance, el brazo financiero del grupo, registró una caída del beneficio del 33% ante la incertidumbre en los mercados. "Aunque GE Capital no es inmune al actual entorno, continuó registrando un comportamiento por encima de sus competidores financieros. Estamos mejorando nuestros márgenes y enfocando estos negocios en los mercados y productos adecuados", dijo el presidente y consejero delegado de GE, Jeff Immelt. Asimismo, el máximo ejecutivo del grupo señaló que GE ha tomado medidas para reducir su apalancamiento y mejorar su posición de liquidez de acuerdo con su calificación crediticia 'AAA' tras haber captado 15.000 millones de dólares (11.061 millones de euros) que garantizan la posición de la compañía en el corto plazo, al mismo tiempo que podría permitirle "pasar a la ofensiva" en el largo plazo. En el conjunto de los nueve primeros meses del año, GE obtuvo un beneficio neto de 13.688 millones de dólares (10.100 millones de euros), un 12% menos, mientras que su facturación sumó 136.302 millones de dólares (100.571 millones de euros), un 10% más.