El gigante ruso del gas redujo un 20% su beneficio en el segundo trimestre del año, hasta los 113.000 millones de rublos, unos 3.170 millones de euros, como consecuencia de la reducción de las ventas en el mercado europeo, y el aumento de los costes operativos.