Gas Natural está preparando una emisión de bonos que se convertirá en la segunda operación de este tipo realizada por la gasista en lo que va de año, después de que en junio colocara deuda en el mercado europeo por 2.500 millones de euros.

Fuentes de la compañía indicaron a Europa Press que la gasista "tiene intención de hacer una emisión" y que, con este propósito, "ya ha abierto lo libros". La gasista no precisa el volumen de la operación, pero en el mercado se baraja que pueda alcanzar un importe similar al de la primera emisión.

La decisión de acudir a los mercados se produce mes y medio después del cierre de la fusión con Unión Fenosa y se suma a la estrategia seguida por otras empresas del sector, que han recurrido en los últimos meses a los mercados para mejorar la calidad de su deuda.

Iberdrola ha captado 7.500 millones de euros en bonos en los dos últimos años, mientras que Repsol YPF realizó en marzo una emisión de 1.000 millones y, recientemente, canjeó deuda por 235 millones. Enagás también colocó deuda por otros 1.000 millones.

En su anterior emisión, Gas Natural dedicó los fondos recibidos a refinanciar parcialmente la deuda actual de la compañía, con el objeto de mantener una estructura financiera sólida. La operación contribuyó además a diversificar las fuentes de financiación mediante el acceso al mercado de capitales y a adecuar el perfil de vencimiento de la deuda.

Debido a la compra de Unión Fenosa, Gas Natural ha pasado en un año de una deuda de 2.969 millones a 22.063 millones, según datos a cierre del primer semestre. Las desinversiones realizadas en Cepsa, REE, Isagén, Enagás e Indra le han aportado 1.084 millones en términos de ingresos brutos y, tras el acuerdo de venta ya cerrado de 248.000 puntos de suministro, el grupo ha completado la mitad de las ventas previstas por importe de 3.000 millones.