Tras el fracaso en su intento de hacerse con la primera eléctrica española, Gas Natural podría protagonizar una operación en el sector. No es una posibilidad nueva, pero el hecho de que la francesa Suez se haya convertido en el tercer accionista de la compañía, ha alertado a los inversores y ha incrementado las expectativas. Se habla de una posible unión entre Gas Natural y Aguas de Barcelona, dos compañías con dos socios cada vez más unidos: La Caixa y Suez. Tampoco se apagan los rumores de fusión ente Gas Natural y Repsol.
La compañía gala Suez, en pleno proceso de fusión con Gaz de France ( con un 80 por ciento de capital público), ha aumentado su participación en la gasista catalana hasta el 9,95 por ciento. Pero no sólo eso. También se ha asegurado un 1,35 por ciento adicional, con lo que alcanzaría el 11,3 por ciento del capital, si consigue el permiso necesario para superar una participación del 10 por ciento del capital. De este modo se explican las importantes aplicaciones que se veían en los últimos días sobre el valor, por parte de Ahorro Corporación o Banco Espirito Santo. El anuncio de Suez se produce a las puertas de la Junta General de Accionistas que Gas Natural celebra esta jornada en Barcelona. La empresa gala explica que su movimiento se enmarca dentro de la estrategia del grupo de lograr una "expansión dinámica" en los mercados de la energía y del medio ambiente en Europa. La Caixa, principal accionista de Gas Natural, niega cualquier operación concertada. La aparición de Suez en escena no es casual. Los expertos recuerdan que La Caixa, que cuenta con el 35,5 por ciento, se asoció recientemente con la compañía gala para lanzar una oferta sobre 100 por cien de Aguas de Barcelona. Hasta ahora controlan juntas el 49 por ciento del capital de Agbar y con esta OPA tratan de facilitar la salida del empresario Juan Abelló de la compañía y permitir que ésta siga blindada ante terceros. Una vez asegurada la estrategia en Aguas de Barcelona, el siguiente paso sería “situar las cosas” en Gas Natural, de cara a una posible fusión entre ambas. Un proyecto que, por cierto, el presidente de La Caixa, Ricardo Fornesa ya intentó materializar sin éxito en 1989 con Catalana de Gas y Agbar. Papel de Repsol La posición de la petrolera presidida por Anoni Brufau es una incógnita. Cuenta con una participación del 30 por ciento en Gas Natural y los rumores de una posible unión entre gas Natural y Repsol tampoco son nuevos. Si en su día, Brufau enfrió los ánimos, al señalar que la operación diluiría el beneficio por acción de la petrolera, pero uno de los principales accionistas de Repsol, Sacyr Vallehermoso, nunca ha ocultado que alienta esa operación.