Si hay una empresa en el Ibex 35 que despierta el interés de los inversores, esta es Gamesa. Quizá sea por su condición de eterna promesa, quizá por el potencial que siempre se le ha otorgado, lo cierto es que Gamesa no deja indiferente. Y menos ahora que encara una importante resistencia.

Gamesa comenzó el año con la etiqueta que siempre ha llevado, la de promesa; la eterna Gamesa, siempre recomendada pero siempre maltratada por los inversores, lleva un año haciendo de tripas corazón para hacerse con un 11% de revalorización y afrontar nuevos retos que podrían convertir los títulos de la compañía en acto… para de una vez por todas dejar de ser potencia.

Por fundamentales y según apunta Ignacio Albizuri, director de DeltaStock, “las cifras son muy convincentes, con sólidos crecimientos en su actividad comercial y en su cuenta de resultados”. Y eso que la compañía no atravesaba por su mejor momento.

“Pero el mercado manda”, señala Javier Flores analista de Dracon Partners EAFI, y parece que a Gamesa “le han salido muchos fans”.

Y es que Gamesa es una de las compañías que mejor están aprovechando el nuevo boom de las empresas relacionadas con las energías renovables. Muchos son los factores que han desatado esta nueva fiebre verde pero quizá uno de los detonantes fue el desastre de Fukushima. Sin embargo más allá de factores externos la compañía ha puesto los cimientos para su expansión.

A la conquista del mundo, los dirigentes de la compañía siguen tachando países en su plan de internacionalización. “Prácticamente cada semana, Gamesa cierra un contrato”, señala Flores. El último en la India, donde la compañía se ha adjudicado un contrato con la compañía Caparo Energy para suministrarle 2.000 megavatios con 2016 aerogeneradores.

Pero no sólo la India, Gamesa tiene presencia en EE.UU., Cuba, Venezuela, Ecuador, Marruecos, Portugal, Francia, Alemania, Polonia, Rumania, Grecia, China…

Así las cosas, con los últimos resultados y con la compañía en plena expansión, los títulos de Gamesa se han colocado en el rango alto del canal con vistas a ser superado según señala Miguel Rodríguez, de RB Bolsa. “Creemos que conseguirá romper la zona de los 6,5 euros para ir a buscar en primera instancia la zona de los 6,80 euros”.

Jaime Albizuri, analista de Golden Broker, se muestra más cauto respecto al valor y considera que “tras la ruptura de la pequeña resistencia que suponían los 6,28 euros se creó un pequeño hueco, algo nada bueno para operar”. Desde Golden Broker se recomienda esperar a que se cierre el hueco para volver a entrar mientras que señalan un primer objetivo en los 6,7 euros.

Otro escenario que maneja Jaime Albizuri es una posible vuelta al que considera uno de los soportes más fuertes de los títulos de la acción, esto es los 5,53 euros. Todo ello en caso de que el valor pierda el nivel de los 6,28 anteriormente citado.

Decía Aristóteles que la potencia es la disposición para poder llegar a ser algo. A pesar de que en términos filosóficos el paso de la potencia al acto es aún un tema por debatir, en el ámbito de Gamesa el gráfico no deja mucho lugar a discusiones. Los 6,5 euros suenan a cambio.