"Estoy convencido -ha agregado- de que España tiene mucho que ganar con la existencia de un sector energético fuerte y competitivo, capaz de cumplir sus compromisos de calidad y precio con los consumidores en el mercado interno y de hacerse presente en la ordenación energética europea e internacional que se está produciendo".