El presidente de Gas Natural y de Unión Fenosa, Salvador Gabarró, pidió hoy "abrir un proceso de diálogo entre gobiernos y empresas para abordar una reforma" del marco regulatorio energético que evite el parón de las inversiones en el sector debido a la restricción crediticia y los bajos precios de las materias primas. "La caída del precio de las materias primas en los últimos meses ha sido consecuencia directa de una tormenta financiera y económica, y cuando amaine el temporal puede que las restricciones de crédito y los bajos precios de hidrocarburos hayan forzado a las empresas a aplazar inversiones, lo que producirá una nueva espiral alcista de precios", lamentó.
Gabarró, que intervino en el IV Foro Euromediterráneo de la Energía, se sumó así a las advertencias del presidente del Club Español de la Energía y de Repsol, Antonio Brufau, en la inauguración de hoy, que habló de un "cuello de botella" cuando se recupere la demanda.

El presidente de Gas Natural y Unión Fenosa añadió a las consecuencias negativas de la "extrema volatilidad" de precios, la necesidad de nuevas plantas de regasificación y nuevas infraestructuras (de distribución y de almacenamiento) en los países del Mediterráneo, mercado en el que el consumo de gas natural ha aumentado por encima de la media mundial en los últimos años y seguirá creciendo alrededor de un 6% anual hasta 2020, según las previsiones.

Reclamó también seguridad jurídica que garantice las inversiones en los diferentes países, y reciprocidad en las operaciones empresariales entre países productores y receptores. Lamentó que todavía hay una "notable falta" de reciprocidad, ya que "mientras empresas españolas tienen dificultades de acceso a proyectos gasistas de los países productores, el mercado español está totalmente abierto".

SONATRACH APUNTA OBSTÁCULOS A LA RECIPROCIDAD.

Por su parte, el asesor de Sonatrach designado por el Gobierno de Argelia, Ali Rezaiguia, explicó que todavía hay "aspectos financieros y de burocracia por resolver para que la reciprocidad se pueda plasmar".

Por su parte, el presidente de Cepsa, Santiago Bergareche, destacó en su intervención los riesgos de la ausencia de una política energética europea: suministro inadecuado por falta de inversión, escasa posibilidad de maniobra por falta de diversificación e inseguridad por la volatilidad de los precios por falta de transparencia. Por ello, consideró necesario potenciar un mercado energético "único y solidario" en Europa que combata estos riesgos, y puntualizó que las energías renovables todavía necesitan maduración.

El director de desarrollo de Iberdrola, Pedro Azagra, y la presidenta de la Comisión Nacional de la Energía, María Teresa Costa, remarcaron la importancia de la diversificación del suministro para garantizarlo, con una red de interconexiones internacional y múltiples fuentes de energía en la generación.

Tanto el representante argelino como los empresarios españoles y la presidenta de la CNE celebraron la puesta en marcha del gaseoducto Medgaz este año, que unirá Argelia y España con una capacidad de 8 bcm (miles de millones de metros cúbicos), tras una inversión de 900 millones de euros.