La fusión de Iberia y British Airways producirá sinergias por un valor situado entre los 200 millones de libras (254 millones de euros) y los 350 millones de libras (445 millones de euros) en 2012, cifra que se podría elevar hasta los 700 millones de libras (891 millones de euros) en 2015, según un informe de Citi. Según el estudio, la mayoría de las sinergias provendrían de la combinación de las actividades de mantenimiento y de oficinas. Asimismo, la fusión podría elevar los ingresos conjuntos un 1% y disminuir los costes, excepto el de combustible, entre un 3% y un 5% en 2015.
Asimismo, las potenciales sinergias que provendrán de los ingresos se originarán por un mayor tráfico de British Airways hacia América Latina vía Madrid y un incremento del de Iberia hacia Asia, Oriente Próximo y Norteamérica vía Londres. Además, ambas compañías tendrán acceso a sus respectivos clientes frecuentes. Citi destaca también en su informe los ulteriores beneficios que se generarían de la concesión de la inmunidad anti-trust al nuevo grupo aéreo, que permitirá crear una joint-venture entre Iberia, British Airways y American Airlines. Todo esto permitirá un mejor desarrollo de la capacidad y un incremento de la efectividad. La entidad señala que Iberia debería contar con una participación en el nuevo grupo situada entre el 30% y el 40%, frente al 60%-70% de British Airways, y consideró que en el caso de que se presenten a los consejos de administración unos porcentajes inferiores, estos "podrían rechazar" la operación. Citi destaca que British Airways ofrece a Iberia una red global hacia América del Norte, Oriente Próximo y Asia, además de una importante base de "fieles" consumidores y una afianzada posición en el hub --centro de interconexión de vuelos-- de Londres-Heathrow. Por su parte, la aerolínea presidida por Fernando Conte aporta la red de rutas más extensa de América Latina, oportunidades de crecimiento, un "fuerte" balance, costes "competitivos", un equipo de dirección importante, así como slots en el aeropuerto de Londres-Heathrow por valor de 120 millones de libras (152 millones de euros). Citi, que confía en que las aerolíneas aporten más detalles en noviembre, consideró poco probable que las autoridades de ambos países rechacen la operación, que debería durar "bastantes meses". En este sentido, estima que las autoridades regulatorias no se pronunciarán antes de "al menos seis meses". La entidad confía en que los sindicatos no bloqueen el proceso, teniendo en cuenta que no debería haber un gran número de despidos al mantenerse las dos aerolíneas de forma independiente. Asimismo, el informe considera "difícil" que otro grupo aéreo presente una contraoferta. El tercer grupo aéreo por ingresos El grupo resultante de la fusión entre British Airways e Iberia se situará como el tercero europeo en facturación --12.300 millones de libras (15.692 millones de euros), por detrás de Air France-KLM con 23.800 millones de euros y Lufthansa con 22.400 millones de euros, según datos al cierre del pasado ejercicio manejados por Citi. El nuevo grupo contará con 443 aviones, frente a los 622 de Air France-KLM y 513 de Lufthansa. Su beneficio operativo debería situarse en unos 913 millones de libras (1.164 millones de euros), mientras que la posición neta de caja podría alcanzar a finales del presente año los 580 millones de libras (739 millones de euros). Además, el informe estima que el nuevo grupo cuente con un beneficio al cierre de este año de 150 millones de libras (191 millones de euros), que se elevarán hasta los 182 millones de libras (232 millones de euros) en 2009. La facturación podría situarse en los 13.261 millones de libras (16.910 millones de euros), un 7,4% más, en 2008 y en los 13.568 millones de libras (17.302 millones de euros), un 2,3% más, en el próximo ejercicio.