La salida neta de capitales del país (sin contar con las operaciones del Banco de España) alcanzó los 97.090,9 millones de euros entre enero y marzo por la huida de inversiones en cartera, préstamos y depósitos, en comparación con los 20.887,1 millones de saldo positivo registrada en el mismo periodo del año anterior.

Estas cifras son las peores desde que el Banco De España ofrece datos (1990) y reflejan la desconfianza que rodea la economía española, tanto en el interior como en el exterior. Los datos se han agravado en marzo, cuando han salido del país 66.000 millones de euros (netos).

Préstamos, depósitos y repos

Las inversiones en préstamos, depósitos y repos (operaciones con pacto de recompra) acumularon en marzo salidas netas por valor de 75.762,1 millones, lo que supone multiplicar por 65 el importe huido un año antes (1.158,8 millones), según los datos de la Balanza de Pagos publicados hoy por el Banco de España. En el mismo periodo de 2011 el saldo era positivo y se acumulaba una entrada neta de capital de 20.887,1 millones.

En este apartado se incluyen tanto lo que han sacado de España los inversores extranjeros como los inversores españoles. Solo en marzo, éstos son responsables de una salida neta de 26.164 millones de euros, mientras que los foráneos lo son de 20.248 millones.

En comparación intermensual, los datos de la balanza de pagos revelan que en febrero se registraron salidas netas de capital por valor de 25.548,6 millones de euros, frente a entradas por valor de 6.651,0 millones en el mismo mes del año anterior. En consecuencia, los activos netos del Banco de España frente al exterior descendieron este mes en 29.305,3 millones frente al aumento de 4.999,7 millones en el mismo mes de 2011.

Inversores de cartera
Las inversiones de cartera generaron salidas netas por valor de 34.385,2 millones, frente a las entradas netas de 22.817,6 millones en el mismo período de 2011.