Aluvión de resultados empresariales, datos macroeconómicos no demasiado alentadores, más de lo mismo en la política monetaria del BCE y el petróleo en precios históricos en una carrera de rompe y rasga que podría llevar al oro negro, según estimaciones del presidente iraní a 200 dólares el barril. Son las pinceladas de una semana que llevaron al Ibex 35 a perder el nivel de los 14.000 puntos y en la que el selectivo cedió un 0,81% para quedarse en los 13.945 puntos. Entre los expertos consultados por Estrategias de Inversión, unanimidad a la hora de aconsejar tener precaución para invertir en renta variable, una semana más las apuestas ganadoras son las que miran a algunos blue chips.
Jornada de recortes para el selectivo español que perdió este viernes un 0,92% y se deja en el camino el nivel de los 14.000 puntos. El balance semanal nos deja un retroceso del 0,81% que es lógico para algunos expertos, Diego Herrero, director de Inversiones de Gestifonsa apunta a que “los mercados han llegado a los niveles donde tenían que llegar y ahora se están tomando un respiro”. Eduardo Bolinches, director de Bolsacash recuerda que si el selectivo se decanta por los recortes, el soporte a tener en cuenta serían los 13.800 puntos. Un nivel que – en caso de perforarlo-“llevaría al Ibex directo a los 13.300 puntos”. Ya lo apuntó Antonio Aspas, director de Aspas Inversiones al explicar que “el repunte ha sido fuerte y el Ibex 35 debe corregir un poco para seguir subiendo”. Este experto consideró que el índice debería volver hacia la zona de los 13.800 para romper después los 14.000 puntos y conseguir que la tendencia alcista sea más firme. En el ámbito de los datos macroeconómicos no llegaron demasiadas alegrías, los consumidores españoles no ven nada claro el horizonte y su confianza cayó a mínimos históricos, más de nueve puntos en un mes para quedarse en los 94,4 puntos. El dato de paro –creció un 1,6% en abril- no fue tampoco tranquilizador, incluso el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes reconoció al hilo del tema que el proceso de incremento del desempleo “se está acelerando algo”. Además los precios industriales en la eurozona aumentaron un 0,7% en marzo, y alcanzan su cota más alta desde 2006. Y ojo, porque según un estudio elaborado por La Caixa, el precio de los alimentos subió el pasado año un 28,2%. Precisamente la tensión en los precios es el asunto que más preocupa al Banco Central Europeo. La comparecencia de su presidente Jean Claude Trichet no inmutó a los mercados que tenían más que asumido que la entidad mantendría los tipos de interés en el 4%, y así fue. Además el mandatario europeo recalcó, una vez más, que la política monetaria del BCE se centra en el control de las tensiones inflacionistas con lo que borró de un plumazo cualquier posibilidad de efectuar rebajas en el precio del dinero. Sin embargo, en opinión de Juan Carlos Costa, director de Kostaroff. es “antes de tres meses el BCE tendrá que recortar los tipos”. Para Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole Mercagentes “de cara al inversor tendría más impacto que volviera la confianza al sistema financiero que el asunto de los tipos de interés”. Además, recuerda, “las hipotecas no están ligadas a los tipos del BCE sino a los interbancarios” que “sí están tensionados”. Nada nuevo bajo el sol en palabras de un Trichet cuyo discurso no alteró a los mercados. Quien dio un golpe sobre la mesa en relación a la crisis subprime fue Bruselas, los ministros de finanzas de la UE podrían acordar la próxima semana un documento por el cual exigirían a las entidades financieras europeas que aclararan cuál es el verdadero impacto de la crisis subprime en sus cuentas. Y es que la desconfianza va y viene según el día y ataca sobre todo al sector financiero. Al otro lado del Atlántico, a pesar de que el secretario de Estado Norteamericano Herny Paulson mantiene que “lo peor de la crisis ha pasado”, Fannie Mae volvió a hacer sonar las cadenas del fantasma al anunciar unas pérdidas netas de 2.190 millones de dólares o 2,57 centavos por acción en el primer trimestre y Citigroup confirmó este viernes lo que ya apuntaba la prensa, la venta de activos por valor 400.000 millones de dólares para obtener liquidez. En el Viejo Continente, el segundo banco alemán, el Commerzbank recortó sus beneficios en un 54% hasta los 280 millones de euros en el primer trimestre, lo que representa un descenso del 54% respecto al año anterior. Jesús de Blas recuerda en relación al sector que “es difícil creer que no va a haber sorpresas negativas en este sector” pero “lo positivo es que han conseguido de una manera relativamente fácil nuevo capital” y es que “hasta ahora todas las pérdidas de capital se han cubierto en poco tiempo, hay dinero esperando a entrar y quizás eso sea lo importante”. Las “utilities”, en el punto de miraIberdrola Iberdrola se erigió una vez más como protagonista de la mano de la rumorología y es que el grupo energético británico Centrica y la eléctrica vasca podrían haberse asociado para presentar una oferta por British Energy. Todo se quedó en una cortina de humo porque la vasca finalmente no presentó oferta alguna el viernes, día en el que concluyó el plazo, aunque mantiene su interés por entrar en el mercado británico de la energía. Mientras el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán lamenta la falta de una "foto clara" sobre el modelo energético al que aspira España, la compañía solicitó que se mantengan las medidas cautelares impuestas a EDF por parte de un juzgado de Bilbao porque "no tiene ninguna explicación el silencio" del grupo francés en relación a sus intenciones sobre la eléctrica vasca, y denunció la pretensión del Estado francés de "asaltar" la compañía vasca a través de EDF. Precisamente la francesa está también “metida en el ajo” para entrar en el mercado británico, asesorada por Merill Lynch, prepara una oferta por BE que valoraría la compañía entre 9.200 y 10.200 millones de libras (11.624-12.888 millones de euros), según publicó este viernes The Daily Telegraph. En el caso de que finalmente la española hubiera ganado la puja por la británica, “la acción sufriría porque sería una inversión importante que, dada la situación del mercado financiero, podría suponer un problema muy arriesgado”, matizó José Lizán. Para Diego Herrero si Iberdrola se hubiera metido en el mercado británico “hubiera ganado en diversificación y eficiencia” y recordó que “cuando compró Scotish Power la firma cayó en torno al 10-14% en bolsa y luego cotizó en máximos”. Enagás En el sector, dos compañías presentaron resultados esta semana, Enagás registró un beneficio neto de 64,8 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone un incremento del 15,2% respecto al resultado obtenido en el mismo periodo del año anterior. Los ingresos totales del grupo alcanzaron los 210,8 millones de euros, con lo que se situaron un 4,2% por encima de la cifra de negocio registrada entre enero y marzo de 2007. Además la compañía revisó al alza su Plan Estratégico 2007-2012, periodo en el invertirá 5.000 millones de euros, un 25% por encima de las inversiones anunciadas el año pasado, mil millones de euros más. En opinión de Javier Barrio, los resultados de Enagás fueron “correctos” y es una compañía “bastante previsible y de la que no se esperan sustos”. A su juicio “el valor sube por la mejora de las previsiones de crecimiento hasta 2012. En un momento como el actual, en que la gente duda del crecimiento de las empresas, “una mejora del 12% en el crecimiento y del 60% en el pay outes bastante positivo”. Gas Natural Día de cuentas este viernes para otra compañía del sector, Gas Natural anunció un benefició en el primer trimestre de 335,8 millones de euros, un incremento del 10,2% en relación con el mismo período del año anterior. El EBITDA (beneficio operativo bruto) alcanzó los 725,9 millones de euros, con un aumento del 15,4% respecto al mismo período del pasado ejercicio, gracias en buena parte a la actividad de generación de electricidad en España. El consenso de mercado esperaba un resultado neto de entre 305 y 345,7 millones y un EBITDA de 691-715 millones. A pesar de que el sector energético español se encuentra en el centro de todas las miradas por la posibilidad de movimientos corporativos, el consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca, aseguró que la compañía no se plantea "en estos momentos" ninguna operación corporativa y que el objetivo "fundamental" es cumplir su plan estratégico 2008-2012. En relación a estos resultados, Diego Herrero considera que son buenas, pero que “el día no está para sacar resultados ligeramente buenos(…) y que el mercado espera cualquier operación de concentración en el sector”. Recomendaciones Eduardo Bolinches mantiene la atención en Telecinco –presentó resultados esta semana con un beneficio neto de 81,48 millones de euros, el 5,3% menos que en el mismo periodo del año anterior- aunque mantiene que le queda poco margen de subida y que destaca que “cuenta con una resistencia importante en los 14,40 euros y cuyo soporte está en los 13,67 euros”. A largo plazo entiende que es un valor que sigue bajista, pese a que está haciendo una figura de vuelta que no está confirmada todavía. Si es capaz de romper los 14,38 euros –a los que hay que restar el dividendo de 1,30 euros- “podría tener una proyección hacia los mínimos de junio de 2006 en los 16,50 euros” (15,2 euros descontado el dividendo). Este experto hace mayor hincapié en BBVA y aconseja mantenerse dentro del valor mientras “no pierda los 14,90 euros”, peso es consciente de que tiene una resistencia en 15,30 euros. Así, en esta zona tan estrecha, recomienda la especulación con productos derivados”. A su juicio, el banco mantiene a corto plazo una tendencia alcista que le hace pensar en “que va a visitar los 16 euros, donde tiene la siguiente resistencia”. En la misma tendencia se muestra Javier Ruiz, gestor de fondos de Metagestión a quien le siguen gustando “los grandes bancos”, especialmente BBVA porque “Santander se ha recuperado bruscamente desde mínimos”. También Juan Carlos Costa se fijaría en el gran banco, “compraría ahora con un stop loss en 14,80”, aunque lo tiene aún más claro “Bankinter y Banesto que deberían sumarse a las subidas y son recomendables porque estaríamos arriesgando más bien poco”. Parece que hay cierta unanimidad en relación a BBVA, y es que a Antonio Aspas también le gusta, tomaría posiciones porque está más barato que su competidor, el Santander. Las recomendaciones de José Manuel Ollero se suman a esta tendencia, el experto apuesta por “una vuelta hacia valores defensivos, Telefónica, BBVA o Santander”. Telefónica está también en el punto de mira de Javier Barrio, responsable de clientes españoles de BPI, ya que mantiene que la oportunidad se encuentra en aquellas compañías con exposición en Brasil, por descontado Telefónica. Las matildes son una buena opción para el analista de Renta 4 Javier Galán, también recomienda al inversor aprovechar posibles correcciones del mercado para comprarlas. Hay consenso parece entorno al valor, Jesús de Blas, analista de Crédit Agricole Mercagentes se sube al carro y apuesta por la compañía porque cree que “presentará buenos resultados y me gusta” aunque “también se ve perjudicada por esa rapidez de crecimiento que buscan los inversores y que sólo cumple el sector financiero”. Fuera de los grandes valores de consenso, para gustos los colores. A José Lizán le gusta Almirall “que es una compañía bien gestionada que ha sufrido mucho pero tiene un pay line de la compañía es bueno y tiene un call con potencial de 7.500 millones de euros en ventas potenciales. Además, señala este experto, las investigaciones y el desarrollo presentenes “lo hacen una clara oportunidad de compra”. Alberto Roldán se fijaría en “Enagás que también lo ha hecho bien y así debería seguir”. El experto también apuesta por los títulos de “Técnicas Reunidas, REE o Abertis”. En dos valores coincide con Javier Galán, Enagás y REE con vistas al plan regulatorio del Gobierno en este tipo de compañías. Al señuelo de REE se une también Boni Aguado, Gestor de carteras de Eurodeal quien además señala títulos como Aguado se decanta por estar en Enagás como valor refugio y en títulos como ACS, Ferrovial o FCC, que están detrás de adjudicaciones de obras en Brasil y “están muy diversificadas”. En todo caso, recomienda estar en compañías líquidas, con buenos resultados y bien gestionadas. En general, un poco más de lo mismo, precaución, valores defensivos y cautela ante lo que los mercados puedan deparar.