Borrón y cuenta nueva. El selectivo nacional cierra una semana negra en plano y repitiendo el cierre del miércoles en los 7.660 puntos, mientras Europa ha conseguido darse la vuelta gracias a la bonanza de Wall Street. Por el camino se ha dejado casi un 8% y ha puesto en juego la cota de los 7.500 enteros. España se va de penitencia enfrascada en una prima de riesgo disparada por encima de los 400 puntos básicos, el bono español en el 5,8% y con todas las voces que alertan de los “severos desafíos” a los que se enfrenta nuestro país

Tanto es así que el gurú económico de PIMCO Bill Gross aseguraba en su cuenta de Twitter que si “Grecia era un grano, Portugal, un forúnculo y España, un tumor”. No gusta la situación por la que atraviesa nuestro país con la desconfianza de vuelta en la renta variable tras una “decepcionante” subasta del Tesoro Público en la que colocó tan sólo el mínimo previsto, con menor demanda y a mayor coste.

En la resaca mal llevada de esta colocación, el Ibex 35 se va de puente en plano, en una jornada con menor volumen, habiendo perdido el nivel de los 7.600 puntos y casi de los 7.500
, para finalmente cerrar de vuelta al nivel del miércoles. El Banco Santander decide cerrar también en 5,41 euros y al igual que el Ibex 35 lo hace sin novedad al frente.



Su homólogo bilbaíno, BBVA, ha publicado un informe en el que apuesta por una subida del IVA y una rebaja de las bonificaciones fiscales para combatir la situación crítica por la que atraviesa la economía española.

Caixabank, “sin soportes”, según los expertos, es el valor financiero más afectado y tan sólo le supera Endesa en la parte roja de la tabla. Cede un 1,57%.

Paradójicamente las dos compañía que más han sufrido las virulencias de los mercados, Sacyr Vallehermoso y Gamesa, se van de puente con una subida del 4% y del 2,8%, respectivamente.


Europa, de vuelta
Indecesión también en el viejo continente. No hay de caer, pero desde luego tampoco de bajar. El Dax Xetra germano cierra en los 6.780 enteros, sin recuperar el soporte de 6.800, mientras que el Eurostoxx 50 se queda por debajo de los 2.400 puntos. Daimler, automovilística germana que repartía hoy dividendo, encabeza los recortes dentro del selectivo europeo más allá del 4% abajo, para dar posteriormente paso a la banca tanto francesa como italiana.
La paridad euro/dólar sigue en el 1,31 sin que afecte el movimiento de los mercados europeos, ni la mejoría a media sesión de Wall Street.

La situación española preocupa hasta tal punto que a lo largo de esta tarde festiva han salido a la palestra diversos actores, aunque con intenciones muy distintas. El primero de ellos ha sido el titular de Economía, Luis de Guindos, que en declaraciones a la Agencia EFE atribuye la escalada de la prima de riesgo por encima de los 400 puntos básicos al “nerviosismo” que existe sobre Europa. Segundo en escena, el Fondo Monetario Internacional considera que nuestro país tiene por delante “severos desafíos” en su intento por cumplir con Bruselas. Y, mientras, los más agoreros apuntan a que cada país que ha seguido las pautas impuestas por la UE han sido finalmente intervenidos y rescatados: Irlanda, Grecia, Portugal...¿y ahora España?

El spread de deuda nacional ha llegado a tocar los 411 puntos básicos este Jueves Santo impulsado entre otros motivos a que el bono español a diez años se apuntala en el 5,8% de rentabilidad exigida. Mañana es festiv, también lo será el viernes, así que habrá tiempo de calmar los ánimos.