El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana Angela Merkel, insistieron hoy en que la creación de una "nueva arquitectura" del sistema financiero mundial es uno de los objetivos innegociables de la cumbre del G20 mañana en Londres. En una rueda de prensa conjunta, en la que aseguraron que hablarán en la cumbre con una sola voz, Sarkozy y Merkel insistieron en las que consideran "líneas rojas" de esa cumbre, entre las que figura también su exigencia de que se publique una lista de paraísos fiscales. Merkel, que junto con el presidente francés ha venido insistiendo en que la reforma de los mercados es más importante en este momento que nuevos planes de estímulo económicos, añadió que los países que no respeten las nuevas normas "deben ser nombrados".