Francia manifestó su "satisfacción" por el paso dado por Andorra, Bélgica y Liechtenstein con el anuncio de que están dispuestos a modificar sus reglas de transparencia fiscal para evitar ser considerados paraísos fiscales. Los ministros franceses de Economía y Finanzas, Christine Lagarde, y del Presupuesto, Eric Woerth, afirmaron que los anuncios de esos tres países "son el resultado de la movilización de la comunidad internacional para sacar las consecuencias de la crisis financiera y para mejorar la cooperación de los Estados y la transparencia del sistema financiero". Los ministros franceses consideraron en "en el origen de este cambio de actitud" de Andorra, Bélgica y Liechtenstein está "la perspectiva de la revisión de la lista de paraísos fiscales" de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que habían solicitado Francia y Alemania el pasado octubre.