La economía francesa destruyó en el primer trimestre de 2009 un total de 138.100 empleos, según los datos provisionales publicados hoy por el Instituto nacional de estadística y estudios económicos (Insee). Así pues, a 31 de marzo, el número de empleados era de 15,7 millones en el sector comercial, es decir excluyendo agricultura, administración, educación, salud y servicios sociales. El trabajo asalariado ha caído por tanto un 0,9% en los tres primeros meses del año en comparación con el último trimestre de 2008 y un 2% en términos anuales, agrega el Insee.