El grupo financiero belga-holandés Fortis fue nacionalizado el domingo tras unas reuniones de emergencia entre el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y los ministros de finanzas de ambos países, para evitar un contagio al estilo de la crisis de Estados Unidos. Los Gobiernos belga, holandés y de Luxemburgo acordaron inyectar 11.200 millones de euros a la compañía bancaria y de seguros, el que venderá las partes de ABN AMRO que compró el año pasado, una operación considerada detonante de sus problemas. El primer ministro belga, Yves Leterme, anunció la operación en una conferencia de prensa después de un fin de semana de alta tensión en la zona euro y tras 13 meses de turbulencias financieras en Estados Unidos.