El consejero delegado de Ford, Alan Mulally, dijo hoy que espera que los paquetes de estímulo económico reactiven en todo el mundo las ventas de automóviles en los próximos meses, si bien para el 2009 se espera una caída de la demanda global del 15 por ciento. En su intervención ante la junta general de accionistas de la empresa, Mulally aseguró que la compañía está preparada para sobrevivir la grave crisis que atraviesa el sector. El consejero delegado de Ford explicó que la ventaja de la empresa ha sido que empezaron la reestructuración antes de que se iniciase la actual crisis económica, lo que les ha permitido enfrentarse a la dramática caída de ventas desde una mejor posición financiera.