El Fondo Monetario Internacional llamó este jueves a realizar una rápida evaluación del monto de las pérdidas sufridas por los bancos internacionales a causa de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos, a fin de poner término a la limitación del crédito. El FMI se mostró favorable a la decisión adoptada el miércoles por los bancos centrales para inyectar liquidez en el sistema financiero internacional, porque da 'una importante señal a los mercados de que esos bancos están trabajando juntos para enfrentar un problema de naturaleza internacional', dijo Masood Ahmed, portavoz del Fondo.
Ahmed dijo a los periodistas que el FMI advierte desde tiempo atrás que la provisión de liquidez para asegurar un funcionamiento adecuado de los mercados financieros es de 'alta prioridad'. 'Ante la persistencia de la preocupación sobre la amplitud del problema del crédito, las operaciones de los bancos centrales para aportar liquidez son solamente parte de lo necesario para enfrentar las actuales dificultades de los mercados financieros', agregó. 'Los operadores del mercado y los reguladores financieros deben mantener la atención en la solución de los problemas de evaluación. Esto requiere la colaboración activa de auditores y supervisores y creemos que un temprano reconocimiento de las pérdidas es necesario y conveniente', dijo el portavoz del FMI. Las instituciones financieras deben obtener fondos y evitar las depreciaciones radicales en las actuales circunstancias, advirtió. Pero 'los supervisores deben actuar con criterio y no argumentar mecánicamente en favor de mayor asistencia en capital'.