La Bolsa de Nueva York cerró el jueves con tendencias opuestas, ante las dudas de los inversores sobre las perspectivas del mercado de crédito. El Dow Jones, sostenido por Honeywell y Dow Chemical, ganó 0,33% hasta los 13.517 puntos, pero el Nasdaq bajó 0,10%. Este viernes partirá desde los 2.668 puntos. Wall Street se mantuvo durante gran parte de la sesión en el rojo y vio evaporarse el entusiasmo generado el miércoles por el anuncio de una acción concertada de los principales bancos centrales para aportar liquidez al sistema financiero.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 subió 0,12% (+1,82 punto) a 1.488,41 unidades. Según Al Goldman, analista de AG Edwards, "los inversores temen que el plan para mejorar la situación del mercado mundial de crédito no tenga un efecto inmediato". Agregando a la confusión del mercado, los precios mayoristas registraron un marcado alza en noviembre, dando señales de aceleración de la inflación en Estados Unidos, que "podría llevar a la Fed a mantener sin cambios sus tasas en enero", explicó Goldman. Pero al final de la sesión, el Dow Jones logró recuperarse, arrastrando a los otros índices 'gracias a buenas noticias de empresas, provenientes de Honeywell y Dow Chemical', explicó Owen Fitzpatrick, analista del Deutsche Bank. El grupo de defensa y aeronáutica (+5,04% a 60,65 dólares) comunicó previsiones optimistas para 2008, mientras que el grupo químico (+6,32% a 44,39 dólares) anunció la creación de una sociedad con el kuwaití Petrochemical Industries Company (PIC). El mercado obligatorio bajó. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 4,170%, contra 4,076% en la noche del jueves, y el de los títulos a 30 años a 4,611%, contra 4,531%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.