El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, advirtió hoy de que a pesar de que se aprecian algunos signos de recuperación de la economía hay que ser prudentes, porque lo peor de la crisis aún no ha pasado.
En el transcurso de una visita a Kazajistán, el máximo responsable de la institución internacional se mostró en gran medida de acuerdo con las conclusiones de la reciente cumbre del G-8, que se reunió este fin de semana en Italia, en lo que se refiere a la aparición de 'brotes verdes' en la economía que apuntan a una estabilización y que hacen pensar en la necesidad de buscar estrategias de salida respecto a las medidas extraordinarias adoptadas durante la crisis.

"Su posición es que se empiezan a ver algunos brotes verdes, pero, sin embargo hay que ser cautos. Gran parte de lo peor todavía no ha pasado", dijo Strauss-Kahn.

En este sentido, el director del FMI destacó como uno de estos síntomas de mejoría de la actividad financiera el crecimiento del crédito, aunque no entró a valorar en qué medida el FMI podría colaborar en el establecimiento de estrategias de salida una vez que la recuperación de la economía se concrete.