La agencia de calificación, que ayer rebajó drásticamente el rating de España hasta dejarlo a dos peldaños del bono basura, ha vuelto a actuar hoy y ha recortado la calificación de 11 comunidades autónomas, provincias y ayuntamientos.

En concreto, se tratan de las comunidades de Asturias, Cantabria, País Vasco y Madrid, así como las provincias de Guipúzcoa, Álava y Vizcaya, y las ciudades de Barcelona, San Sebastián, Pamplona y Madrid.