A pesar del acuerdo llegado con los acreedores privados en Grecia, la agencia de calificación Fitch ha rebajado este viernes la nota crediticia del país a 'suspensión de pagos efectiva'   desde 'C'.
La entidad ha cumplido, de este modo, con su amenaza. El pasado 22 de febrero rebajó la calificación de la deuda helena hasta 'C' desde 'CCC' y advirtió de que declararía el default si el canje de bonos con los acreedores se implementaba.  La calificación RD (Restricted Default)  indica que el emisor ha experimentado un impago sin remediar en un bono, crédito u otra obligación financiera pero no ha entrado en proceso de bancarrota, administración, liquidación u otro proceso formal similar, según explica la agencia en su web. Se trata un escalón por encima de la D, el default puro y duro. Eso sí, Fitch asegura que nada más concluir el canje de bonos por los nuevos títulos sacará el rating de Grecia de la categoría restricted default (RD) y volverá a calificar su deuda en un nivel consistente con su estructura y su perfil de crédito tras el impago.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España reconoce que DDD, DD, D e impago "son valores  muy especulativos y su valor no supera su valor de recuperación en una situación de liquidación o suspensión de pagos. Dentro de esta categoría, la calificación "DDD" indica la posibilidad más alta de recuperación. Para las calificaciones de empresas americanas, por ejemplo, la calificación "DD" indica una probabilidad de recuperación de entre el 50% y 90% de la deuda pendiente, mientras que la calificación "D" indica la más baja probabilidad de recuperación; esto es, menos del 50%".

El Ministro de finanzas alemán ha repetido que Grecia es un caso especial, que no puede extrapolarse a otros países del Euro. Considera que el default de Grecia no debería tener un mayor impacto en las instituciones alemanas. Espera una fuerte contribución del FMI a la ayuda a Grecia. Pero también valora como un error pensar que la Crisis griega está completamente solucionada.

El Gobierno griego ya da por hecho el CAC para toda la deuda bajo ley nacional, afectando a más de 27 bn. que no han ido a canje. Pero resta conocer qué decisión se puede tomar con los 8 bn. que han quedado fuera, con deuda bajo ley inglesa. En caso de rechazar el 23 de marzo la propuesta de añadirse al canje, y el Gobierno griego rechazar su pago, podría generar dudas sobre la posición del FMI para el nuevo rescate financiero de 130 bn.
Queda por ver qué decisión toma hoy el ISDA sobre la consideración o no de default.

Según se ha conocido hoy, hasta un 85,8% de acreedores privados ha aceptado participar en el plan de reestructuración de la deuda helena, pero el porcentaje se amplía hasta el 95,7% tras la activación de las cláusulas de acción colectiva que obligan a los tendores de bonos regidos por la ley griega a aceptar forzosamente el canje.