El primer ministro francés, Francois Fillon, mantuvo hoy la previsión gubernamental del crecimiento de la economía este año pese a la ralentización en Europa, y confirmó el plan de suprimir al menos 30.000 puestos de funcionarios en 2009 en el marco de la reducción "no negociable" del déficit de Francia. "Podemos conseguir un crecimiento (económico) de al menos un 1,7%" en 2008, dijo Fillon en la emisora "RTL". Descartó revisar a la baja las previsiones gubernamentales de crecimiento -de entre un 1,7 y un 2%-, afirmó que la progresión ya acumulada garantiza un 1,5% para todo el año, y agregó que la "experiencia" de 2007 le hace pensar que con las reformas en curso se puede alcanzar "al menos un 1,7%". Indicó que "todo el mundo" sabía que la ralentización "extremadamente fuerte" en Estados Unidos iba a afectar a Europa, pero sostuvo que Francia resiste "bastante bien en cuanto al crecimiento y el empleo".