Ferrovial, a través de su filial de servicios Cespa, inauguró hoy una planta de tratamiento de residuos de construcción y demolición en Colmenar Viejo (Madrid) que ha supuesto una inversión de 4,4 millones de euros, informó hoy la compañía.  La instalación, construida por Ferrovial Agromán, cuenta con una superficie de 22.000 metros cuadrados y con capacidad para tratar 245.000 toneladas anuales de este tipo de residuos no peligrosos.  Los residuos que lleguen al centro son sometidos a procesos de trituración y clasificación con el objetivo de eliminar los impropios. Del material una vez limpiado se extrae un subproducto que puede ser comercializado para proyectos de construcción.