El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, indicó hoy que la intervención de Caja Castilla La Mancha (CCM) se hizo para evitar una "convulsión" en el mercado, porque la entidad corría el riesgo de una crisis en el mercado de bonos y la retirada de depósitos que podía provocar un "colapso en la liquidez". Asimismo, indicó que dado que los administradores de la caja no fueron capaces de encontrar una solución que evitara el agravamiento de los problemas, no parecía razonable demorar las medidas cautelares para buscar otras soluciones.