Las autoridades estadounidenses están actuando con rapidez para restaurar la red de seguridad para las cuentas bancarias de los consumidores al incrementar significativamente las tasas que cobran a los bancos por el seguro de depósitos. Con la medida, las autoridades buscan enfrentar las pérdidas proyectadas superiores a las esperadas como resultado de los problemas en los bancos. El directorio del Fondo de Garantías de Depósitos, o FDIC, aprobó el viernes una propuesta de su personal para cobrar a los bancos una tasa extraordinaria de 20 centavos por cada 100  miilones en depósitos internos, así como dar a la entidad la autoridad para cobrar otras tasas de emergencia en el futuro. Los cobros se sumarían a un incremento general en el monto que los bancos pagan cada trimestre por el respaldo que el Gobierno da a los depósitos en cuentas bancarias en Estados Unidos.