Los precios del oro se dirigían hacia su quinta semana consecutiva de ganancias en Londres antes de que bajaran abruptamente por la tarde.
Los precios del oro en euro también se aceleraron quedándose muy cerca de su máximo histórico, aunque sí que registraron su máximo histórico en el Fix de Londres de la tarde cotizando ligeramente por encima de los 1373 € la onza.

El Fix de la tarde del viernes situó al oro en los 1784,50 $ la onza. Se trata de el Fix en dólares más alto desde noviembre del pasado año.

Mientras tanto, el Fix de la plata situó al metal en 34,69 $, ligeramente por debajo del Fix del viernes pasado.

La reciente revalorización del oro ha sido estimulada por una serie de anuncios en política monetaria por parte de los principales bancos centrales. La pasada semana, la Reserva Federal anunció su programa de compra indefinida de activos y el Banco Central Europeo reveló su plan de comprar deuda soberana.

Este miércoles, el Banco de Japón, que fue pionero en cuanto a flexibilización cuantitativa, anunció una prolongación de su propio programa de compras de activos, ampliándolo desde los 70 billones de yenes (678.144 millones de euros) hasta los 80 billones de yenes (775.055 millones de euros). El Gobernador Shirakawa negó que fuera una respuesta directa a la Fed y el BCE, pero no pudo evitar que la acción fuera vista como la última ronda de la "batalla" monetaria en la que los bancos centrales están deliberadamente debilitando sus divisas con la esperanza de reactivar el empleo, la exportación y la reducción del valor real de las deudas.

La respuesta de los analistas de las instituciones financieras más influyentes ha sido la de realizar apuestas alcistas sobre el oro durante la semana.

Algunas, incluidas la del Deutsche Bank y Bank of America Merrill Lynch, pronostican que el precio del oro sobrepasará la barrera de los 2000 $ durante los próximos meses.

Estén o no en lo cierto, lo que ha hecho que el oro haya estado en alza durante la última década- tipos reales negativos y una creciente provisión monetaria por parte de los bancos, parece ser que permanecerá en la economía todavía durante algún tiempo.