El oro ha alcanzado su nivel máximo desde febrero, impulsado tanto por las medidas en política monetaria tomadas en Europa, como por la expectativa de las que podrían estar por venir en Estados Unidos.

El jueves, el oro sobrepasó la barrera de los 1700 $ por primera vez en seis meses, mientras los mercados esperaban los detalles sobre el programa de compra de bonos del BCE. El viernes, el precio del oro fue nuevamente catapultado tras la publicación de datos decepcionantes sobre empleo en Estados Unidos.

El Fix de la tarde del viernes fue de 1728 $, reflejando una ganancia semanal del 4,8 %; la mayor desde octubre de 2011.



También ha sido una buena semana para el precio de la plata, cuyo fix de la tarde del viernes la ha situado en 32,22 $, lo que le ha supuesto una revalorización semanal del 5,6 %

Según los datos difundidos hoy por el Departamento de Trabajo de EE. UU., se crearon 96.000 empleos en agosto, cifra muy por debajo de lo esperado. El único dato positivo a destacar es la tasa de desempleo que bajó del 8,3 % al 8,1 %, aunque no será suficiente para borrar la “ilusión” de aquellos que confían en una nueva ronda de estímulo monetario por parte de la Reserva Federal. Al parecer, en la actualidad, cuanto peor sean las noticias económicas, más contentos están los mercados, ya que las malas noticias aumentan la posibilidad de QE (quantitative easing).

Por otra parte, el BCE desveló ayer su "gran plan" para salvar al euro. Se llama programa de Transacciones Monetarias Directas (TMD) y tiene como objetivo la compra de bonos de países en dificultades económicas. Este programa será de carácter ilimitado, se llevará a cabo en el mercado secundario y tendrá efecto sobre activos de deuda soberana con vencimientos de entre uno y tres años. Una de las condiciones para tener acceso al TMD es que el gobierno en cuestión tiene que haber solicitado previamente un rescate o programa similar.

Solo un miembro del consejo del BCE votó en contra del plan: Jens Weidmann del Bundesbank alemán. Tras el anuncio del BCE, el Bundesbank publicó un comunicado en el que expresaba que Weidmann opinaba que la compra de bonos por parte del BCE "equivalía a financiar los gobiernos imprimiendo billetes".

La semana que viene, la Fed anunciará sus últimas decisiones sobre política monetaria. También se conocerán datos de inflación de Estados Unidos y la Eurozona y desde China, la segunda nación compradora de oro, llegarán una serie de estadísticas económicas.