Mario Draghi ha sorprendido al mercado bajando los tipos de interés nada más poner un pie en el sillón presidencial del BCE. El flamante director del organismo ha justificado que “estas medidas temporales son adecuadas y estabilizarán los precios en el medio plazo”. Si bien, afirma que “Europa se encamina a una suave recesión”.


Bajada de tipos en Europa un 0,25% al 1,25%. Ni los expertos ni los mercados lo descontaban y, por ello, tanto la renta variable, como los Spreads de bonos están respondiendo de forma positiva. ¿Qué le ha llevado al Banco Central Europeo a tomar esta decisión? En palabras de su presidente, “los precios europeos están controlados por el bajo crecimiento”. El BCE trabaja con un objetivo de inflación por debajo del 2% para 2012, aunque avisa que “podría permanecer por encima de este porcentaje durante algún tiempo”.

El BCE tira nuevamente de medidas temporales, calificativo que Mario Draghi, recién nombrado director de esta entidad, ha recalcado durante su comparecencia ante los medios de comunicación en Franckfurt. El cometido del organismo es reducir la inflación y, aunque esta bajada podría pensarse que da vía libre a las tensiones inflacionistas, el directivo afirma que “las tensiones están controladas y esta decisión tendrá mejores consecuencias en el desarrollo”. Una decisión que “ha sido unánime. Ni un solo miembro del BCE ha estado en desacuerdo”, afirmó Draghi.

Además, el organismo continuará con la compra de bonos “de forma temporal y extraordinaria” para evitar la especulación en la maltrecha deuda periférica. A su vez, Draghi ha arengado a los respectivos dirigentes políticos de los países europeos a “mostrar una determinación en su compromiso para los programas de ajuste y así atajar la crisis, porque esto es esencial”. De hecho, se ha permitido el lujo de calificar de apropiadas las privatizaciones de algunas áreas en los problemáticos países periféricos

El presidente del BCE, además, ha aplaudido el incremento de exigencias para la capitalización de la banca europea.