La Comisión Europea (CE) autorizó el proyecto de compra y control único de la discográfica británica EMI por el fondo de inversión Terra Firma, al estimar que no ofrecerá problemas relevantes de competencia en la UE, según anunció hoy en un comunicado. La operación fue analizada por los organismos comunitarios de Competencia a través de un procedimiento simplificado, aquel que el Ejecutivo comunitario utiliza habitualmente para examinar el caso cuando a priori considera que no ofrecerá trastornos importantes a las demás empresas que compiten en esa actividad económica. La Comisión Europea recuerda que el grupo EMI centra su actividad en el mundo de la edición música, en concreto en la grabación y lanzamiento de novedades discográficas, añade el comunicado. Terra Firma es por su parte un fondo de inversión con sede en Guernsey, una de las islas del Canal de la Mancha.