Pese a las recientes bajadas de ratings en los países de la periferia y las dudas sobre Italia que se han despertado esta semana (en la última subasta a 5 años que acabamos de conocer el tipo queda en el 4,93% y tras su colocación continúa repuntando encaminándose al 5%) el cruce ha desarrollado un amplio rebote que le devuelve a niveles del lunes.
 Las razones son tres; (1) la compra de bonos de la periferia por parte del BCE, (2) a la Reserva Federal no le temblaría el pulso para aplicar una nueva ronda de compra de activos y (3) los republicanos y los demócratas muestran diferencias para ampliar el techo del gasto público.

Los drivers que llevaron al cruce a la baja es que los primeros son duras realidades (las bajadas de rating se han producido y los países de la UME, a excepción de la intocable Alemania, se financian más caro que cuando comenzó la semana). Sin embargo los drivers del rebote son posibilidades o rumores, la Fed podría activar un nuevo QE, el techo del gasto no podría ampliarse y se desconoce si el BCE ha comprado bonos de la periferia.

A muy corto plazo y dentro del rebote se activa señal de venta en el indicador MACD. Puede ser una posibilidad de apertura de cortos de trading con un stop superior al máximo de la sesión establecido en 1,4282. Los más prudentes podrían esperar a un cierre inferior a 1,4165 que confirmaría el giro a la baja del precio y ruptura de directriz alcista que ha guiado al precio desde 1,3835. 

Euro-dólar en gráfico horario