Desde que ha comenzado la crisis de deuda en Europa, no hay duda que el sector más penalizado ha sido el sectorial bancario europeo.
 Un sector que ya estaba tocado debido a la debilidad económica y que con el desbocado avance de la crisis de deuda en Europa, se ha propiciado que:

• Se incrementen las desconfianzas entre bancos y en definitiva se dejen al descubierto las elevadas dificultades para financiarse en el mercado (tensiones importantes en el interbancario)

• advertencias y reiteradas rebajas en la calificación crediticia.

Con todo, y a pesar de los intentos del BCE (desde el pasado mes de agosto, en varas ocasiones ha incrementado las líneas de liquidez), las entidades bancarias siguen el punto de mira; fundamentalmente, porque no existen medidas ambiciosas que permitan estabilizar la delicada situación que atraviesa la crisis de deuda en Europa y en ausencia de las mismas, esperamos un mayor castigo para las entidades bancarias del viejo continente, especialmente, aquellas más expuestas a los últimos protagonistas (Italia, España y Bélgica).

Sin embargo, si tras la acción coordinada de casi todos los grandes bancos centrales en el mundo, se suceden nuevos avances en las negociaciones de los líderes europeo y finalmente se anuncian las medidas que permitirán implementar la hoja de ruta que dieron a conocer el pasado 26 de octubre, uno de los sectores más beneficiados podría ser el sectorial bancario (con un horizonte temporal cortoplacista).

Así, a la espera de los próximos acontecimientos, considero muy importantes los movimientos del sectorial en las próximas jornadas. A la espera de conocer si finalmente se anunciarán las esperadas medidas en Europa, el sectorial bancario concluye la jornada en los 130,09, y eso es marginalmente por encima de la importante resistencia de los 129,50.



En definitiva, lo que nos interesa en las próximas jornadas es ver si el sectorial cuenta con fuerzas suficientes para seguir escalando posiciones y dar continuidad al reciente movimiento alcista. Para ello, exigimos que el sectorial no vuelva a perder la zona de soportes que definimos entre los 125- y los 123 y que en las próximas jornadas sea capaz de testear y superar la resistencia de los 133,85.

Resumiendo, en la medida que se respeten niveles de 123-125, espero ver una continuidad alcista considerable en el corto plazo más inmediato que podemos aprovechar ponderando los principales nombres españoles, con un ETF del sectorial bancario…

Sin embargo, si la resistencia de los 133,85 frena los avances y la zona de soportes 125-123 queda rota a la baja, no me sorprendería ver una rápida vuelta a la zona de mínimos y quien sabe si incluso perderla.