Inditex lleva desde el pasado mes de marzo levantándose del batacazo que se pegó la cotización desde los máximos históricos en los 35,95 euros vistos el año pasado. En su camino de recuperación ha podido romper al alza la directriz bajista que unía los máximos decrecientes en los precios e inclusive dejar cierres por encima de los 28,80 euros que se configuraban como una importante resistencia. De hecho, ese nivel tras romperlo ha sido recientemente testeado ahora como soporte, lo que le otorga mayor importancia si cabe.

No obstante, el valor debe ser capaz de marcar un nuevo máximo creciente y por lo tanto, debe poder escapar del aparente pequeño rango de lateralidad en el que parece haberse quedado atrapado.

Es por ello, que tomaré posiciones alcistas si efectivamente veo cotizaciones por encima de los 30,30 euros con stop de pérdidas inicial en los 28,80 euros y objetivo 31,80 euros y si los consigue romper al alza continuar hasta los 33,60 euros.

Sin embargo, no puedo olvidar que el pequeño rango de lateralidad podría romperse por la parte inferior y entonces buscaré el lado corto con entrada al perderse los 28,80 euros con objetivo inicial en los 27,65 euros y si los pierde ver una continuidad hasta los 26,55 euros. Todo ello con un stop de pérdidas inicial en los 30,30 euros que iré gestionando conforme los precios mínimos de las sesiones se muevan a mi favor.