La falta de liquidez que arrastra el sistema bancario continúa forzando las hipotecas a la baja. Se acumulan más de dos años de bajadas consecutivas en la concesión de hipotecas.

Esta escasez de crédito es la razón principal del estancamiento del sector inmobiliario, ya que permite a la demanda solvente comprar un inmueble. Existen personas que han tomado la firme decisión de comprar. La actividad que registran portales inmobiliarios como pisos.com en la selección de oferta es una prueba clara de que espíritu comprador no se ha esfumado.

El importe medio de las hipotecas sigue reduciéndose en proporción menor a la bajada de precios. Además, por el importe se puede deducir que las viviendas más vendidas son las de menor precio, situándose en el entorno de los 129.490 euros, que supone el 100% sobre el 80% de financiación.

El tipo de interés medio sigue subiendo en la concesión de préstamos por el incremento de los diferenciales por parte de los bancos, que están vinculando cada vez más productos a la concesión de hipotecas con el fin de paliar un Euribor tan bajo.

Por otro lado, crecen las cancelaciones hipotecarias en viviendas que probablemente tengan gran parte del capital amortizado.