Un conjunto de medidas destinadas a frenar la especulación con materias primas. La Comisión Europea se ha puesto manos a la obra en su lucha contra la volatilidad de estos activos.
La Comisión Europea puso desde ayer en marcha unas medidas para frenar la especulación en torno al mercado de materias primas. Limitar las operaciones con derivados financieros en este mercado o servirse de la política comercial de la UE como palanca para  garantizar el acceso a productos como el cobalto o tierras, son algunas de las normas que ha marcado el organismo europeo.

El Ejecutivo comunitario ha alertado de que "la reciente volatilidad en los precios de las Materias Primas amenaza con aumentar la inflación" y ha denunciado que este mercado "está cada vez más distorsionado debido a las medidas proteccionistas" como las adoptadas por China. El acceso a estos productos es "crucial" para la competitividad de la industria de la UE.