La tasa de paro en la OCDE aumentó hasta el 6,9 por ciento de la población activa en enero, una décima más que en diciembre, y España una vez más fue, con diferencia, el país con la cifra más elevada, el 14,8 por ciento. En enero los países que proporcionalmente más vieron incrementada su proporción de desempleados fueron Canadá (seis décimas hasta el 7,2%), España (cinco décimas al 14,8%), Irlanda (cinco décimas al 8,8%) y Estados Unidos (cuatro décimas al 7,6%), según las estadísticas presentadas hoy por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En el extremo opuesto, se redujo la proporción de personas que buscaban un empleo en Japón (dos décimas menos hasta el 4,1%) y en México (dos décimas al 4,6%).

España, como sucede desde comienzos de 2008, es el país de los 30 miembros de la organización, con la tasa de paro más elevada, muy por encima de los que vienen a continuación: Turquía (10,6%), Eslovaquia (9,8%), Irlanda (8,8%) y Hungría (8,6%).

También es el Estado, de los 30 que pertenecen a lo que se conoce como el "Club de los países desarrollados" en el que más se ha incrementado esa tasa en doce meses.

El ascenso entre enero del pasado año y el mismo mes de este año fue de 5,8 puntos porcentuales en España, una cifra a la que sólo se acerca Irlanda (4,1 puntos) y, mucho menos, Estados Unidos (2,6 puntos).

En la zona euro el desempleo en enero afectaba al 8,2% de la zona euro, una décima más que en diciembre.