Los pérdidas por impagos en España alcanzan un total de 28.630 millones de euros.

Esta cifra se inyectaría al tejido económico si la Administración pública, las empresas y los consumidores pagasen todas sus facturas, según el 'Indice de Riesgo 2011' presentado este jueves por Intrium Justitia y que publica Europa Press. 

Luis Salvaterra, director general de esta compañía de gestión de crédito, declaró que "esta situación hace evidente la necesidad de que el Gobierno español haga cumplir cuanto antes los plazos de pago de la Ley de Morosidad", aprobada en febrero de 2011, para "reactivar la liquidez, especialmente para las pymes".

El total de pérdidas se sitúa cinco veces por encima de la ayuda que España concederá a Portugal (entre 4.000 y 5.000 millones de euros). En 2011, el plazo medio de pago (acordado más retrasos) en España duplica al europeo. Así, ha pasado de 103 días en 2010 a 106 en 2011, una cifra que en Europa se sitúa en 53 días (frente a los 52 de 2010).