La compañía sueca de telecomunicaciones Ericsson concluyó 2009 con un beneficio neto de 3.672 millones de coronas suecas (359 millones de euros), lo que supone un retroceso del 67,4% respecto al año anterior, informó la multinacional. La facturación del grupo escandinavo alcanzó los 206.477 millones de coronas (20.178 millones de euros), un 1% menos, tras el descenso del 3% de las ventas de la unidad de redes, que no pudo ser compensado por la mejora de la facturación del 15% y del 5% respectivamente en las divisiones de servicios profesionales y multimedia.